jueves, 15 de abril de 2010

Que no te detengan


QUE NO TE DETENGAN

Nunca dejes de soñar, tus sueños son parte esencial de tu persona.  Haz todo lo que esté en tus manos para convertirlos en realidad mediante el rumbo que le des a tu vida, con tus planes y tus acciones.

No te detengas demasiado en los errores pasados, deja atrás el ayer, junto con sus problemas, preocupaciones y dudas.  Comprende que no puedes cambiar el pasado, pero sí puedes hacer algo por el futuro que se encuentra ante ti.

No trates de lograrlo todo de una vez, la vida puede tener momentos difíciles y no es necesario añadir frustraciones a la lista.  Avanza dando pasos de uno en uno, y trata de lograr una meta a la vez, de esta manera, descubrirás lo que es un verdadero logro.

No tengas miedo de hacer lo imposible, aún cuando los demás piensen que no lo puedes lograr.  Recuerda que la historia está repleta de logros increíbles alcanzados por aquellos que fueron bastante locos para creer en sí mismos.

Apenas te levantes todas las mañanas, haz afirmaciones positivas de alegría y de triunfo, y verás cómo tus sueños se volverán realidad.  Aprende a sonreír a todos con el corazón, y siente la felicidad que todo esto te reporta.  No olvides que en ti se encierran cualidades extraordinarias, singulares y únicas.

Por tanto que tu vida sea llena de satisfacciones y logres todo lo que te has propuesto, avanza con fe y tesón, luchando por lo que te has trazado, no temas, pues el temor hace que no avances, confía en el Señor que Él te ayudará en todo.
 
Autor Desconocido   
 
ENCUENTRA LA FELICIDAD EN TU INTERIOR

La felicidad que has venido buscando con tanto afán, no se encuentra en las cosas materiales ni en otras personas; se encuentra dentro de ti mismo.  Lo importante no es tener mucho, sino apreciar, valorar, agradecer, aprovechar y disfrutar lo que se tiene. Conocemos personas que tienen mucho, pero no son felices.

Deshazte de una vez de la creencia de que tú necesitas demostrarle a los demás tu propia valía para que te respeten, te valoren o te admiren. Tu propio valor personal brillará mucho más si actúa con naturalidad y sencillez.  La arrogancia y la soberbia no te brindarán el respeto de nadie.  Sé tú mismo.  Tú vales por lo que eres, no por lo que pretendes mostrar o aparentar.

Buscar siempre a quién echarle la culpa de todo lo que te pasa en la vida, intentar culpar a otros, a las circunstancias, a la suerte (buena o mala), o al destino, no te solucionará nada.  Hazte responsable, toma en tus manos las riendas de tu propia vida, tú puedes mejorar tu calidad de vida si realmente te lo propones.

No te quejes de nada, si lo que te molesta tiene solución arréglalo, si no, olvídalo.  Tú puedes elegir entre amar o lamentarte por los que no te aman, agradecer por lo que tienes o lamentarte por lo que te falta.  Tener esperanzas en las cosas que puedes realizar, o lamentarte por las que no hiciste.     No le des vuelta a los pensamientos tristes, busca lo alegre y lo sano.

Enfrenta tus problemas como retos a vencer.  Sé entusiasta y optimista en todo lo que hagas.  Llena tu mente de buenas noticias.  Disfruta lo que tienes y sé agradecido. Siéntete vivo, observa lo hermoso que hay a tu alrededor y disfrútalo, esta ahí para ti.  Dale a las cosas su justa importancia y no te preocupes por tonterías.

No critiques.  Perdona,  el rencor es una pérdida de tiempo y terrible para tu salud.  Sé comprensivo con la gente.  Sobre todo, no pierdas las verdaderas amistades ya que son un tesoro.

La felicidad no es un destino, es un camino.  Tú eres libre, y cada nuevo día es una nueva oportunidad para ser feliz.

Entonces vivamos cada día, el hoy es lo que importa, el ayer ya paso y no hay porque recordar o lamentar, cuenta es lo que puedes hacer para reponerte, levantarte si caído estás y continuar tu camino.
 
Autor Desconocido   



¿Quieres navegar seguro? Hazlo con Internet Explorer 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada